Mártires

DSC_8922
Hay quienes aseguran que las exhumaciones de fosas en la Guerra Civil y del franquismo se hacen por política. No les falta razón. Lo sabemos. Como por política fue no haberlas realiza-do en otro tiempo anterior. Sencillamente, por lo mismo. Lo cierto es que la política posibilita (o no) la investigación de aquellos crímenes. Son 75 años de política. Los mismos que se alarman y descalifican las exhumaciones son los que se quitan de encima el asunto diciendo “esto divide a los ciudadanos”. Así de fácil, no conviene.
La presencia de los familiares en primera línea provoca desconcierto y hasta conmoción al ver casos como la declaración de María Martín López en el juicio contra Baltasar Garzón. Que no se nos olvide, fue por política por lo que asesinaron a la madre de María en Pedro Bernardo (Ávila). ¿Quién se lo va a decir oficialmente?.

Francisco Etxeberría, La razón de la Memoria.

As exhumacións que levamos a cabo en Castuera no verán de 2012 foron un máster intensivo no só de Arqueoloxía do pasado contemporáneo, senón sobre a propia condición humana, sobre a miseria e a dignidade. Todos os días viña visitarnos ao camposanto una mestra xubilada, de nome Aurora. Con esa beleza das mulleres fermosas, o seu parasol e a súa elegancia natural, Aurora agradecía que estivesemos alí, de corazón. A súa mai, esposa dun dirixente socialista, fora asasinada vilmente polos falanxistas da vila. Seica formou parte dunha presada de vítimas atadas de dúas en dúas. Ela levaba como compañeiro de destino un artesán ao que lle gustaba o debuxo. Este home sempre levaba canda si unhas cuartillas de appel e uns lapises.

Aurora coñecía a un dos que participaron daquel asesinato. Pouco antes de morrer este señor, Aurora pediulle de xeonllos que lle dixera en que parte do camposanto estaba soterrado o corpo da súa mai. O home negoulle a verdade e fuxía dela como se fose o demo. Aurora conseguiu consultar o expediente xudicial da súa mai. Apresada ilegalmente, uns anos despois da súa morte chegou a casa unha notificación na que se dicía que podían ceibala que no había caso contra ela. Daquela xa levaba anos morta.

DSC_9116
Aparte de todo o tráxico desta historia, Aurora sinalaba que a documentación da xustiza franquista estaba escrita de xeito infame, inzada de faltas de ortografía.
No camposanto de Castuera Regiones Devastadas ergueu unha basílica para honrar os mártires de dereitas represaliados mentres Castuera estivo en mans republicanas. Como daquela, uns mártires están nos altares e outros na cuneta, como vén de escribir de xeito maxistral Manuel Vicent na súa columna de El País de onte:
El olor a cera e incienso perfuma los pies de escayola de los mártires beatificados; pero los enterrados en los barrancos reciben el aroma de las plantas silvestres, la lavanda, el anís, el tomillo y el espliego. A los mártires de la Iglesia les rezan los fieles de derechas; a los asesinados del otro lado las plegarias las trae el viento que dobla los narcisos salvajes sobre su memoria.

Anuncios
Categorías: Arqueolóxicas | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: