Archivo mensual: febrero 2014

El Tulipán de Oro

1462057_390420994421629_724120052_n
Llevo unos días dedicado en cuerpo y alma a picar la almendra medieval de Gasteiz. Cuando consigues abrir un resquicio en la cáscara, la almendra ofrece lo mejor de sí. Esquinas olvidadas, restos fosilizados que se desperezan en los viejos caserones… Uno de estos rincones es la taberna El tulipán de oro, un gran sitio para arder en el infierno, como los chorizos, marca de la casa, que se retuercen entre el orujo en llamas vertido en un cerdo de cerámica, toda una genialidad kitsch. Hace poco el local cambió de manos, algo muy corriente en esta ciudad de aluvión. En los albores del pintxopote los txiquiteros veteranos nos agolpamos en la barra. El dueño tiene a bien endulzar los oídos a la parroquia con un chabacano CD titulado Sax on the Beach, algo así como escuchar el saxo de Kenny G entre las Vigilantes de la Playa. Algo ha cambiado en un local que lleva el apodo con el que se conocía a Cruyff en la España de los 70. El dueño comienza a hablar con tres tipos rudos y fornidos. Al oído, por el momento, el euskera me suena tanto como la lengua que hablan estos contertulios voluminosos. Son georgianos. Es curioso porque algunos científicos plantearon en su día la hipótesis de que el idioma de los vascos procedía del Cáucaso. Yo no lo sé, pero desde luego es simpático ver pasar al dueño de su idioma natal al castellano vitoriano. Cuando se van los visitantes, uno de los txquiteros comenta con sorna: ¿estos qué eran, andaluces? Y remacha, yo creo que tienen el mal de leza… El georgiano pregunta qué es el mal de leza… Tener más pelos en los huevos que en la cabeza. Este es nivel dialéctico en este Café Gijón. Por algo se conocía a Gasteiz en el siglo XIX como la Atenas del Norte, nada más y nada menos. Otro txiquitero cierra el diálogo demencial con un Joder, pareces nuevo. Pues sí, claro, viene de Georgia.
Todo sea por explorar el delicioso pintxo de morcilla del Tulipán de Oro. Parezco nuevo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Categorías: Evasión ou Vitoria, Sin categoría | Deja un comentario

La busca

untitled (3)
Un sol rotundo tras la nevada alumbra una mañana de domingo en la ciudad. Los perros sacan a pasear a sus dueños. Jóvenes sempiternos apuran sus copas mientras vagan por las aceras, resistiéndose vanamente a los estertores de la noche. Son las diez de la mañana y la vida celular de una urbe que duerme se desarrolla en el núcleo de la Plaza España. Siguiendo su ritual dominical los libros se desperezan en las cajas y dan un brinco para ocupar las mesas esparcidas del rastro. En una esquina, un viejo bibliófilo saborea revistas vitorianas de comienzos del siglo XX. En otro espacio minúsculo se congregan los amantes de la Numismática. Un hombre de unos sesenta años persiste en su búsqueda de antiguas monedas andorranas. Todos los negociantes del rastro retan la ventisca alavesa emparapetados bajo las arcadas de la plaza señorial. Todos exponen en lugar bien visible el permiso municipal. Sin embargo, un grupúsculo rompe esta estampa propia de Daumier. Alrededor de un banco se congregan cuatro o cinco personas silenciosas, que miran de reojo a la pareja de municipales que asoma por la entrada a la plaza. En la almoneda parece que tambén hay sitio para traficantes, para la gente del hampa. Pienso en esto mientras le echo un vistazo a una edición ilustrada de La busca, de Pío Baroja, con prólogo incluido de su sobrino el polígrafo Julio Caro Baroja. Don Pío es un maestro. Así comienza La busca:
Acababan de dar las doce, de una manera pausada, acompasada y respetable, en el reloj del pasillo. Era costumbre de aquel viejo reloj, alto y de caja estrecha, adelantar y retrasar a su gusto y antojo la uniforme y monótona serie de las horas que va rodeando nuestra vida, hasta envolverla y dejarla, como a un niño en la cuna, en el obscuro seno del tiempo.En el rastro sólo hay hombres y mujeres de cincuenta y muchos años para arriba, gente que rebusca en su pasado y en sus raíces, recuperando el aroma de los objetos y el recuerdo de las lecturas de niño. Acurrucados en el oscuro seno del tiempo.
En el grupo de traficantes comienza a moverse el cotarro. Un tipo joven aparece con una mochila de la que extrae lo que parecen ser pequelas bosas de plástico apaisadas. Otro señor, con manos depianista, mueve a una velocidad de vértigo , como un viejo tahúr, lo que parecen naipes. No sería estraño si tenemos en cuenta la relación de Heraclio Fournier con Gasteiz. A plena luz del día cuesta creer que se trafique con sustancias en plena Plaza de España. Disimuladamente me acerco al peligroso grupo de delicuentes, los cuales dibujan un círculo hermético alrededor del banco. La ansiedad de auténtico yonki que percibo en la mirada de alguno, de ellos, las exclamaciones y los gestos bruscos me reafirman en la hipótesis delictiva. Fue entonces cuando un miembro del grupo de traficantes, todo un señor vitoriano (chapela, bufanda y puro), no pudo resistir su gozo al encontrar los cromos de la primera temporada de Íribar en el Athletic de Bilbao, que no fue otra que la Liga 1962-1963.
La busca forma parte de una trilogía que Baroja bautizó como La lucha por la vida.

Categorías: Evasión ou Vitoria | Deja un comentario

Un verso solto

bertsolaris[1]

De alá de onde son eu, nas terras que esvaran entre a Terra de Lemos e a fasquía montesía do Courel, aínda quedan cantores homéricos, capaces de guindar ao ar xeado os seus brindos ao solpor. O birindeiros sonvos coma os regueifeiros doutras zonas de Galicia, artesáns da improvisación e da palabra. Artistas do pobo como Xosé de Forgas facían gala da súa arte en celebracións ledas coma os banquetes de voda. Os birindeiros e regueifeiros veñen ser o trasunto galaico dos bertsolaris bascos. Homes do pobo que mantiveron a tradición oral dende hai séculos, mesmo nos tempos escuros do franquismo. Bertsolaris que eran coñecidos polo nome do caserío do que proviñan, tal é o vencello estreito entre individuo e paisaxe nestas terras de Vasconia.
Esta semana fun ao pazo de Montehermoso no cumio de Gasteiz para gozar dunha conferencia impartida pola escritora e xornalista Uxue Alberdi. Dentro do ciclo Igualdade e Empoderamento, Uxue reivindicou a participación feminina nunha arte que foi tradicionalmente coto privado dos homes. A arribada recente de femias no mundo bertsolari feriu sensibilidades, tal como aconteceu tamén nas tamboradas dos Alardes de Irun e Ondarribia. Tamén os ultraortodoxxos xudeus son quen de impedir coa violencia que as mulleres participen en determinados ritos hebreos perante o Muro dos laios. Tamén a Igrexa católica (alomenos antes da chegada do arxentino Paco) é rebeza para recoñecer a muller en igualdade de condicións.
No mundo basco do bertsolarismo, Uxue Alberdi é un verso solto. Curioso, se temos en conta que no idioma euskérico non existen diferenzas de xénero, unicamente se distingue entre seres animados (humanos e resto de animais) e inanimados.

Fotografía: grupo de bertsolaris diante do Teatro Victoria Eugenia de Donosti.

Categorías: Evasión ou Vitoria, Lerias e andrómenas, Xente de aquí e de acolá | Deja un comentario

Premio EGANET 2013

SONY DSC

A páxina web do proxecto arqueolóxico da Rochaforte vén de merecer o premio anual da Asociación de Empresas Galegas Adicadas a Internet e ás Novas Tecnoloxías (Eganet) na categoría de Comunicación Audiovisual. Este portal foi pensado, deseñado e traballado por dúas empresas galegas de xente nova que cren nun modelo de país aberto ao mundo, mais alicerzado no potencial enorme que agocha esta terra no curruncho do mundo. Estas dúas corporacións recollen toda unha declaración de intencións no seu propio nome: A Navalla Suíza e Cen litros por metro cadrado. Esta Unión Temporal de Empresas vencella a retranca do humor paisano galego, co gusto polo deseño do galeguismo cultural e político, dende sempre. Para min este premio sintetiza perfeitamente a realidade galaica neste segundo decenio de novo milenio: dunha banda, temos unha clase política que segue a reproducir modelos de exercer o Poder anteriores ao Dioivo e, doutra banda, temos unha xuventude formada con angueiras de normalizar un país que ten voz de seu, no eido político e, por ende, no eido cultural.

Fotografía: Exhumación dun esqueleto da época baixomedieval nas escavacións arqueolóxicas do castelo da Rocha. 2013. (Foto cedida polo equipo de escavación dirixido por Mª J. Bóveda).

Categorías: O mellor do País | Deja un comentario

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.