La España Salvaje

30136885
La maquinaria mediática del Reino de España lo está dando todo desde el momento mismo de la comunicación de la abdicación del Jefe del Estado. La Televisión Española nos brinda un espectáculo soberbio de reactualización de la estrategia sancionada por la Transición y que se basa en el Olvido. El telespectador jamás verá a Juan Carlos de la mano del dictador Francisco Franco, por ejemplo. Nada nuevo dentro de la versión oficial que durante años nos llevan inoculando con series infames como Memoria de España, crónicas periodísticas a lo Pilar Urbano y Fernando Ónega, y tesis historiográficas a lo Fernando García de Cortázar. En este contexto de continuo y eterno Cuéntame, se refuerza ahora el panegírico sobre la figura del sucesor, el futuro Felipe VI (la Diada promete). Aquí las cotas de patetismo son insuperables, sobre todo a la hora de abordar la juventud de este individuo. Resulta que durante años se volcó en la cooperación, el voluntariado y el ecologismo. Los editores de TVE estuvieron raudos y sacaron a la luz aquella serie medioambientalista en la que el príncipe de Asturias se volcó de lleno: La España Salvaje. El pequeño Borbón con su cámara al hombro o sentado en un banco de madera hablando con un buen salvaje octogenario y robotizado que soltaba acojonado y de corrido el discurso que le habían preparado de antemano los modeladores de la realidad.
En Euskadi es proverbial el cariño, el amor y el cuidado que la ciudadanía brinda al medioambiente. Viniendo de Galicia como vengo yo, en donde cada año calcinamos nuestro futuro a conciencia, el contraste con esta realidad es brutal. Las montañas de este viejo país son auténticos referentes míticos para la gente. La diosa Mari habitaba en las cuevas y en las cumbres. Este respeto reverencial se ha mantenido a lo largo de la historia. Los bosques son auténticos monumentos. Sirva de ejemplo el abetal de Itzaieta, en la localidad navarra de Leitza, en donde la legislación municipal de época moderna dejaba bien claro que al cortar un árbol había que plantar otros diez. Esto es lo que ahora se llama desarrollo sostenible.
Durante la guerra civil, bosques y montañas que hoy conforman parques naturales, fueron escenarios del conflicto. El aroma a astilla de pino es una constante en las memorias de los combatientes. Diferentes montes han sido utilizados como soporte material para construir la memoria. Y esto lo han hecho tanto los vencedores como los vencidos. Ahí está el Via Crucis al Monte Isuskitza, coronado por un monumento en el que se recuerda a los requetés fallecidos en su conquista en octubre de 1936. Ahí están los montes en los que los descendientes de los vencidos homenajean cada año a los luchadores por la democracia. Uno de ellos es el Monte Bizkargi en donde el PNV homeajeó a los gudaris este mayo pasado. En 2013 el juez Eloy Velasco de la Audiencia Nacional prohibió los actos por considerar que sería una ocasión para enaltecer a los etarras muertos.
2014-03-08 13.25.21 (1)
En pintadas por Euskadi adelante sí se puede ver de manera gráfica una identificación plena entre los gudaris de la guerra civil y los militantes de ETA en el imaginario de un sector de la sociedad. En Madrid también hay sectores que consideran que todo es ETA, empezando por los que controlan la línea editorial del periódico El Mundo.
Tras el enésimo reportaje sobre el príncipe de Asturias, repasando su trayectoria en La España Salvaje, la TVE daba de refilón una noticia que se estaba produciendo en Oiartzun (Gipuzkoa). La Guardia Civil detiene a cuatro personas por enaltecimiento del terrorismo. La misión de la Benemérita se centra en el desmantelamiento de un proyecto de bosque, en una parcela en la que desde hace dieciocho años se plantan esquejes de robles. Cada uno de estos esquejes lleva una placa con un número. Supuestamente se corresponde con un militante de ETA muerto. Las imágenes muestran a los guardias civiles, afanados, con la cara cubierta, arrancando cada uno de los postes. Las placas son extraídas a conciencia. Por supuesto no se discrimina; los esquejes en homenaje a los resistentes contra una dictadura (1968-1978) son retirados de la misma manera. Todo es ETA. Todo es terrorismo. Hasta la raíz.
Tenemos aquí dos procesos de construcción de la memoria sobre el pasado reciente. Un tema peliagudo y traumático.
Hace diez años puede ver en el cine una película de M. Night Shyamalan que se tituló aquí como El bosque. Una comunidad autárquica vive en un asentamiento en un valle de Filadelfia, rodeado de bosques en los que habitan seres extraños y violentos. El miedo al Otro justifica ese modo de vida fosilizado en el pasado, retroalimenta el sistema y convierte el pavor en un arma de control político.
2014-02-01 14.47.30 (1)
En Vitoria-Gasteiz se pretende convertir el edificio del Banco de España en un lugar de memoria sobre la violencia política en Euskadi en el siglo XX. En los bosques y los montes también confluyen diferentes modelos de apropiación política del paisaje. En los cementerios también. Ahí está la tumba de Fernando Buesa en el camposanto gasteiztarra de Santa Isabel, entre un bosque de lápidas y mausoleos. La consecuencia de una salvajada.
No dejo de darle vueltas a las imágenes de los maderos con la madera. Los guardias civiles cortando esquejes a mansalva, eliminando futuros árboles de la faz de la tierra, en una operación antiterrorista. Un perfecto guión que hubiera valido para grabar un último episodio de La España salvaje. La de ETA y la de Felipe VI.

Anuncios
Categorías: Arquivos do Trasno, Evasión ou Vitoria | 4 comentarios

Navegador de artículos

4 pensamientos en “La España Salvaje

  1. Canta verdade dis Xurxo! Eu tamén vin esa gran diferencia cultural hacia o medio ambiente e seus bosques entre o país vasco e o galego. Aquí sigue habendo unha mentalidade moi política de interesarse polo “outro” si compensa, si da cartos. A calidade de vida so se considera o que proporciona o que foi mercado nun centro comercial. Por outra banda, da medo pensar nas mans dos que malgovernan este país, que espero que non sexa por moito máis, xa destruiron bastante dos nosos dereitos e agora dedícanse a confundir o touciño ca velocidade. É certo que a noticia das árbores a escoitei de pasada, como si de unha varandilla arrincada co vento se tratase, ¡vamos! nada importante para o tempo e a claridade que lle adicaron. Quedeime ca idea de que fora algo tan infantil, con tanta maldade e tan fascista, que pensei non a entendera ben. Agora leote e vexo que efectivamente foi unha acción real feita e ordenada por uns cescerebrados actuais. E sin embargo seguimos a darlle importancia aos contos, aos contos de principes e princesas, pero con “lobo”.
    Grazas por compartir as tuas opinións e información, tan ben expostas. Apertas

  2. De todas maneiras Xurxo, o que penso é que esto , como moitas cousas que fan, non son máis cunha provocación a quenes lle demostraron por activa e por pasiva, que con diálogo e acordos, non están dispostos a utilizar a violencia, pero estes é o que queren, que rompan a súa palabra, a base de provocacións.

  3. Unha reflexión moi interesante Xurxo.

  4. Querubín Freijero del Riego

    Ah, la Patria Vasca.Es cierto que tenemos mucho respeto por la naturaleza. Yo mismo he ido muchas veces a abonar ese bosque de la memoria, defecando con religioso respeto encima de los esquejes para que arraiguen bien y jamás se olvide a los asesinos a los que representan

    CAda arbol de ese bosque es sagrado, arrancarlos significa privar a nuestros nietos del placer de poder cagarse en su memoria el día de mañana, cuando Euskadi sea de mayoría negra y las tesis supremacistas de Sabino Arana solo sean una anécdota histórica simpática.

    Gora Euskadi Askatuta, Gora el Rey.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: